Lesiones en siniestros con sillas a favor de la marcha

¿Sabes qué tipo de lesiones se producen en los niños cuando hay un siniestro? ¿Sabes si de verdad la silla de tu bebé es segura?

En peques de menos de 4 años existen tres tipos de lesiones que pueden resultar fatales si van en sillas a favor de la marcha, sujetos con arnés de 5 puntos o con escudo, sigue leyendo para saber más.

Lesiones en cuello y cabeza

La lesión más grave se conoce como decapitación interna y consiste en la separación de la base del cráneo de la columna vertebral, es decir, la cabeza sólo queda unida al cuerpo por la piel y los músculos, por lo que la persona que sufre este tipo de lesión, queda parapléjica y con respiración asistida de por vida.

Esto se produce porque los músculos del cuello y las vertebras cervicales de un menor no están lo suficiente formados para soportar el esfuerzo que se produce en el cuello tras sufrir un impacto, dado que el porcentaje de peso corporal de la cabeza con estas edades corresponde a un 25%

Otra lesión es el traumatismo cráneo encefálico, al chocar la cabeza del niño contra el respaldo del asiento delantero o contra la puerta del coche o el cristal de la ventanilla en caso de impacto lateral.

Lesiones en extremidades

También se pueden producir traumatismos y fracturas en las extremidades superiores e inferiores, debido al desplazamiento de éstas hacia delante, los huesos y cartílagos de los niños aún son muy débiles y estos no resisten la violencia de un impacto.

Lesiones en órganos internos.

Por último están las lesiones de los órganos internos en tórax y abdomen (pulmones, hígado, bazo, riñones, etc), que están causadas principalmente por el arnés de cinco puntos que llevan las sillas a favor de la marcha.

Este arnés evita que el niño salga disparado dentro del coche como un proyectil, pero a la vez se produce un efecto de estrangulamiento contra el cuerpo del niño, a la altura de los hombros, pecho y cadera.

La silla de bebé más segura es la que protege, en un frenazo y en un impacto.

Muchos piensan que para que un niño salga herido de un accidente tiene que ser un impacto violento o a mucha velocidad, y que un buen coche y una buena silla lo van a proteger.

Lo realmente peligroso no es el accidente en sí, si no el sentido en la que los ocupantes del vehículo vayan sentados, es pura física, si vamos a favor de la marcha la energía del impacto la absorbe el cuerpo, pero si vamos en sentido contrario, la absorbe la silla o el asiento del vehículo.

Y tampoco hace falta ir muy rápido, un bebé puede sufrir una decapitación interna a 25 km/h, en una calle de cualquier ciudad o pueblo, aunque tu seas un conductor prudente, otros pueden venir despistados o no estar en condiciones para conducir.

Os dejo un enlace a un VÍDEO para que veáis cómo se comportan en caso de un frenazo muy brusco, una silla con arnés de 5 puntos y una silla con escudo. Si os fijáis, se produce la distensión del cuello y el pepinazo que pega el niño hacia adelante contra el escudo, comprimiendo toda la zona abdominal y torácica.

Con este artículo, sólo pretendo informar de cuáles son las consecuencias, de que tengamos la percepción del peligro real de ir a favor de la marcha.

Así que si has leído este post hasta el final, recuerda llevar a tu hijo a contramarcha el mayor tiempo posible y mínimo hasta los 4 años, y ya si es PLUS TEST, mejor que mejor, porque nunca estamos a salvo de sufrir un accidente, pero sí podemos proteger a nuestros hijos de sus consecuencias.

Comentarios

Deja una respuesta