Falsos mitos sobre las sillas a contramarcha

Muchas personas se dejan influir por falsos mitos sobre las sillas a contramarcha, y cuando ven a un bebé sentado en este tipo de sistemas de retención infantil se extrañan y preguntan porqué el niño va sentado al revés.

 

Esto no muestra más que la falta de información en cuanto a este tipo de sillas es de caracter general.

Cuando se va a comprar una silla para el coche, muchas personas toman como referencia artículos en revistas o internet con fines comerciales, que dan la misma importancia a la comodidad de uso, el precio o la estética antes que la seguridad del niño.

También se da el caso de padres que aún conociendo las sillas a contramarcha, son reacios a decidirse por ellas, a pesar de que la experiencia y la lógica nos demuestra que son mucho más seguras.

En este artículo vamos a desmontar falsos mitos que proceden de opiniones o afirmaciones de personas que no están convencidos de las ventajas de una silla a contramarcha o simplemente que no están lo suficiente informados.

 

Mi coche es pequeño y la silla no va a caber
Existen en el mercado varias marcas de sillas y siempre habrá alguna que se adapte a tu coche por pequeño que sea, de tres o cinco puertas, con o sin isofix, en algún caso extremo puede que se anule el asiento del copiloto pero no es lo normal, por eso es importante acudir a una tienda especializada donde te van a asesorar

Los niños van incómodos y no les cabe las piernas Los niños suelen ir con las piernas cruzadas o apoyadas en el asiento en una silla a contramarcha, y te aseguro que se acostumbran, es mejor que llevar las piernas colgando todo el rato y en caso de que se duerman no se les va a ir la cabeza hacia delante, para eso estas sillas tienen diferentes posiciones de reclinado y existen accesorios para aumentar el espacio para las piernas.

Los niños se marean mirando hacia atrás Los niños que van mirando hacia atrás no se marean más que los que van mirando hacia delante, a veces depende de factores como nuestra forma de conducir o si la carretera tiene muchas curvas, pero les puede pasar también a los adultos, pero no es lo normal.

Además, el mareo es una patología y se denomina cinetosis, puedes obtener más información de posibles causas cómo evitarlo aquí.

Los niños se aburren cuando van mirando hacia atrás Si tu hijo se aburre, puedes darle su juguete favorito para que se entretenga mientras va sentado, puedes ir hablando o inventar un juego de palabras.

Sólo hay que poner un poco de tu parte e imaginación. Existen también unos espejos que se instalan en el reposacabezas del asiento trasero para que tu puedas ver a tu hijo y él verte a ti.

Las sillas a contramarcha son muy caras No son muy caras para la tecnología, los materiales, la calidad y sobre todo la seguridad que ofrecen.

Existen sillas a favor de la marcha mucho más caras, y si supone un desembolso muy brusco siempre existen establecimientos que ofrecen financiación.

Además existen fabricantes, que tienen sillas con sellos plus test a un precio más reducido. Sólo hay que buscar

Para cambiar a tu hijo de silla, antes tienes que cambiar tu forma de pensar, y dejar de llevarte por los mitos sobre las sillas a contramarcha.

Invierte en seguridad y no te dejes llevar por opiniones interesadas o apariencias, recuerda que tú eres el que sabe lo que más le conviene a tu hijo, infórmate con criterio e intenta que vaya a contramarcha todo el tiempo que sea posible.

Comentarios

Deja una respuesta