El reductor de la mochila ergonómica.

Hoy os quiero hablar sobre los reductores que vienen en las mochilas ergonómicas y si son o no adecuadas par utilizar con bebés recién nacidos.

Muchos fabricantes (de porteo o no) se suben al carro del porteo (ergnómico o no). Y para ello incorporan a sus productos lo que se conoce como reductores, para que el producto en sí se pueda utilizar desde  que el bebé es muy pequeñito.  En muchas ocasiones, este reductor es un mal apaño, ya que no  favorece la posición fisiológica del bebé. 

 

Que un portabebés favorezca la postura fisiológica, no significa que dicho portabebés, permita la apertura de las piernas en lo que coloquialmente se conoce como «postura de rantia». 

No es sólo eso, ni mucho menos. Significa que su postura sea la fisiológica en cada momento del desarrollo. 

Puesto que el desarrollo de la musculatura de un peque se produce desde cervicales hacia lumbares, y desde el centro del eje corporal  hacia los extremos, no podemos decir, que una mochila ergonómica  tenga que «obligar» al bebé a llevar las piernas abiertas  y la espalda en forma de «C» durante todo su desarrollo. 

 

desarrollo de la columna vertebral del bebe

¿Cuál es el objetivo de los reductores?

Pues básicamente, intentar encajar a un bebé en un producto para el que aún no está preparado para utilizar, bien por tamaño, o bien por desarrollo fisiológico. 

En la inmensa mayoría de los casos, los reductores de las mochilas ergonómicas son un mal apaño. Es como si a nuestro peque de un año, calzando un 18 de pié, le compráramos unas deportivas del número 25 y se las rellenáramos de algodón en la puntera. Sí, las podría utilizar, pero no sería ni cómodo, ni adecuado para su desarrollo. 

 

Tipos de reductores no recomendables.

 

Tipo braguita.

Existen marcas que incorporan a su mochila ergonómica un reductor tipo braguita, para adelantar su tiempo de uso desde recién nacio. 

Este reductor lo que hace es elevar al bebé en altura, para que no se pierda en las profundidades de la mochila. 

Sin embargo, y como hablamos en el post de las mochilas desde el nacimiento, no vale sólo en cómo lleva las piernas, sino que además, no ejerza presión en la zona torácica de la espalda del bebé, ya que le obligará a llevar la espalda recta sin estar fisiológicamente preparado para ello. 

Además de respetar la posición fisiológica del bebé en su columna vertebral y caderas, es importante tener en cuenta otras cosas: La flexión natural de las articulaciones del tobillo y la rodilla, y que la pelvis quede bien vasculada.

Este tipo de reductores, obligan al bebé a llevar las piernas por dentro del panel de la mochila, con lo que la posición de las articulaciones del tobillo y rodilla van forzadas a hiperflexión, y no permite que el bebé lleve su flexión natural.

 

Reductor manduca

Cojines reductores. 

En el mercado hay multitud de mochilas ergonómicas que trabajan con este tipo de reductores, aunque hoy voy a hablar de los reductores de las marcas más vendidas. 

Son este tipo de reductor:

En el caso de los reductores tipo cojín, seguimos en las mismas que los anteriores: elevan al bebé en altura, y obligan a que las piernas vayan completamente dentro del panel de la mochila. 

Teniendo en cuenta que estas mochilas llevan el tirante anclado al costado de la mochila, se nos sigue acumulando el trabajo antiergonómico: Pelvis mal basculada, flexión incorrecta de las articulaciones de tobillo y rodilla y espalda recta. 

Como ves en ambas fotos, la posición de la espalda del bebé va forzada a una posición no fisiológica para un bebé recién nacido. 

Reductor del panel en anchura.

En este tipo de mochilas se reduce solamente la parte del panel donde va sentado el bebé, adpatándose  en este caso solo a la apertura de las piernas. 

 

Normalmente, las mochilas ergonómicas  pseudoevolutivas, tienen muy poco margen de maniobra, ya que vienen con 3 o como mucho 4 posiciones , como es el caso que os pongo en la foto inferior.

Sin embargo, el tirante en estas mochilas  sigue yendo anclado al costado del panel de la mochila, haciendo punto de presión y obligando al bebé a ir con la espalda recta, siendo esta postura muy poco recomendable para la la espalda del bebé pequeño. 

 

La buena noticia. es que aunque las mochilas pseudoevolutivas, no son recomendables desde el nacimiento, cuidando mucho la postura, a partir de los 5 meses, incluso 4 meses y medio, se podrían empezar a utilizar.  

Mochilas ergonómicas con reductor que sí recomiendo.

Como asesora profesional de porteo ergonómico y después de más de 7 años dedicándome a esto, tengo ya un criterio más que formado. No es opinión mía, toda asesora de porteo que tenga una formación actualizada sabrá que los reductores/mochilas  que menciono antes no son adecuados para utilizar con un recién nacido. 

Reductor de panel en anchura y altura y con tela de fular.

 
Aquí ya estamos jugando en otra liga.  Aquí me refiero a las mochilas evolutivas (pero evolutivas de verdad) cuyo panel se reduce en anchura, para adecuarse a la apertura de las piernas, y en altura, para ajustarse al la altura del tronco del bebé; y que además, el tirante, tenga la opción de abrocharse al panel de la mochila o al cinturón. 
 

Como observamos en la primera foto, la curvatura de  la espalda no se ve afectada por el tirante, ya que primero, el material con el que está fabricada la mochila es tela de fular de tejido plano, el material más fisiológico que hay, y por otro lado el tirante va abrochado al cinturón, de manera que no ejerce  ningún punto de presión. 

Además, en las mochilas evolutivas con reducción de panel, en anchura se suele realizar, mediante botones de presión y con un cordón. Siendo el ajuste mucho más preciso que con las que vienen con velcro, con solo tres posiciones. 

El ajuste en altura del panel se hace con un fruncido de cordón. 

Reductores de ajuste punto por punto.

Este tipo de mochilas ergonómicas tienen su panel fabricado en tela de fular de tejido plano. Su ajuste se realiza mediante anillas, haciendo que la tensión se distribuya vértebra a vértebra de la espalda del bebé. 
Además el asiento se va ajustando a la apertura de las piernas del bebé según va creciendo. 

 

.Estas mochilas tienen un ajuste muy preciso, pero requieren de un entrenamiento previo para empezar a utilizarla correctamente. 

Siempre recomendamos que antes de adquirir tu mochila ergonómica acudas con una asesora de porteo certificada, ya que te hará un asesoramiento personalizado para dar con el portabebés ergonómico que necesita tu grupo familiar. 

 

¿Conocías todos los tipos de reductores que pueden llevar las mochilas ergonómicas?

Si necesitas asesoramiento en porteo  ponte en contacto conmigo, pinchando aquí

Comentarios

Deja una respuesta