Breve historia de la contramarcha

Aunque esto de la contramarcha a muchos les resulte algo raro, novedoso, una moda o una obsesión de unos pocos padres, lleva mucha historia, investigación y fundamentos científicos detrás.

Fue a principio de los años 60 del siglo pasado, cuando un profesor sueco llamado Bertil Aldman realizó un estudio sobre los accidentes de tráfico en las carreteras de su país y observó una alta tasa de siniestralidad entre los niños.

Observando al adulto más vulnerable.

Entonces observó que los astronautas que iban al espacio, cuando regresaban de su misión y amerizaban iban sentados en sentido contrario a su trayectoria. Así se minimizaban las posibles lesiones que estos astronautas pudiesen sufrir debido a la gran velocidad que alcanzaba la cápsula al impactar contra el mar.

Entonces el Profesor Aldman diseñó un prototipo de silla que pudiese ir en el asiento delantero y que se pudiese colocar a en sentido contrario a la marcha, en 1965 se lanzó al mercado la primera silla a contramarcha.

 

Fuente. www.acontramarcha.com

Poco después, las principales marcas de vehículos suecos como Volvo y Sabb introdujeron estas sillas como accesorios en sus coches, a pesar de que aún no había ninguna norma en Europa que regulase el uso obligatorio de los sistemas de retención infantil.

Fue precisamente en Suecia a mediados de los años 70, donde se aprobó una normativa muy exigente al respecto. El V.T.I. que es el equivalente a la D.G.T española, instauró el T- Estándar Test para poner a prueba las sillas, de manera que si una silla no pasaba este test, no se permitía su venta.

Los suecos, los más avanzados.

La normativa europea se instauró a principio de los 80, era la norma ECE-R44 y en 2013 fue sustituida por la ECE-R129. Pero los suecos consideraron que la norma europea estaba por debajo de sus estándares, por ello diseñaron un nuevo test mucho más exigente y de carácter voluntario para los fabricantes, lo llamaron el Plus Test, del que hablamos aquí.

En los países nórdicos, el hecho de que los niños vayan a contramarcha es lo normal, al contrario que en España. Es por ello que tienen la menor tasa de mortalidad infantil por accidentes de tráfico de todo el mundo.

Aquí la contramarcha está aún en pañales, hace falta más implicación por parte de las autoridades competentes y que los padres se conciencien. Para ello seguimos dando información.

Si tu hijo tiene menos de 4 años y va a favor de la marcha, estás a tiempo de cambiarlo, por su seguridad y tu tranquilidad, hoy en día es fácil informarse. Otros padres que han perdido a sus hijos o éstos han sufrido lesiones irreversibles, no tuvieron esa oportunidad de decidir porque desconocían algo que es de sentido común y que en otros países ya saben desde hace más de 50 años.

¿Qué te ha parecido estos apuntes de historia de la contramarcha? ¿Te gustaría saber más sobre el tema?